Son 7 hectáreas a orillas del Río San Clemente, frente a la bahía de Samborombon. Un puerto natural que invita a la practica de deportes náuticos por sus aguas tranquilas además de ideal para la pesca. Instalaciones sanitarias, sector arbolado con parrillas, restaurante, guardería de lanchas, juegos infantiles, amarras y muelle para embarcaciones.